Hoy no escuché hablar de amor…

He leído los periódicos, he pegado la oreja para saber qué se habla en las calles, en las colas de los colectivos, en las barras de los bares, y no he oído hablar de amor.

He vagado de un lado para otro con los oídos alerta, pero nadie ha pronunciado la mágica palabra.

He oído hablar de impuestos, de violencia, de accidentes, de famosos, de fraudes. He oído hablar de fútbol, de política, pero no he oído hablar de amor.

Me he acercado a las parejas y las he oído hablar de dinero, de coches, de ropa, de propiedades, de lo que hacen los demás.

Del colegio de los niños, de cine, de divorcio, de problemas, pero no he oído hablar de amor.

He visto a la gente protestar por todo, porque hay baches en las calles, porque la grúa se ha llevado el coche, porque un político ha dicho algo, porque la sopa estaba fría, porque han subido el precio de no sé qué producto, pero no he visto a nadie protestar por falta de AMOR.

Me he cruzado con una manifestación, pero en ninguna pancarta he podido leer la palabra: AMOR.

Yo me pregunto y te pregunto: ¿Qué pasa?

¿Tan insignificante es el amor que nadie habla de él, que nadie le echa de menos?

Me han dado ganas de ponerme a gritar en medio de la calle: AMOR, AMOR, AMOR.

Gentileza, Marian Benedit

www.vidapositiva.com

About these ads
Esta entrada fue publicada en Pensamientos. Guarda el enlace permanente.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s